Esto se debería a varios motivos, entre ellos, que tienen más dificultad para acceder a la información del proceso, a problemas con su cédula de identidad y a que hay migrantes que ya regresaron a sus países. A la vez, los extranjeros se han quedado con menor saldo que los chilenos en sus cuentas.

Ya son 9.332.048 personas las que han solicitado retirar el 10% de los fondos de pensiones en los 27 días de vigencia de la reforma constitucional, lo que equivale al 85% del total de afiliados que tiene el sistema de pensiones.

Pero al comparar las solicitudes que han hecho extranjeros versus chilenos, el panorama es disímil. Según las solicitudes que habían sido ingresadas hasta el 18 de agosto, considerando solo las aprobadas o en trámite (sin incluir rechazos), eran 537.062 los extranjeros que habían solicitado el retiro de fondos, lo que representa solo el 51% del total de migrantes que estaban afiliados al sistema de pensiones a marzo de este año, cifra que ascendía a 1.051.435 personas, según datos de la Superintendencia de Pensiones.

Mucho mayor es el porcentaje en el caso de los chilenos, ya que a la misma fecha eran 8.023.767 personas las que habían solicitado su 10%, lo que corresponde al 83% del total de afiliados nacionales del sistema, considerando que a marzo eran 9.713.366 personas.

¿Cómo se explica esta diferencia? Según la Superintendencia de Pensiones, “los datos sugieren que, en el caso de los afiliados extranjeros, podría deberse a las dificultades que han enfrentado para realizar todo el proceso en sus distintas etapas”.

Para Pablo Roessler, responsable de estudios del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), esto puede responder principalmente a tres factores. En primer lugar, que existe la “posibilidad para personas extranjeras de retirar sus fondos de pensión más adelante o al momento de abandonar el país”. En segundo lugar, menciona que puede existir una “dificultad para acceder a la información del proceso (que puede ser mayor en quienes llevan poco tiempo en Chile)”.

En tercer lugar, Roessler explica que también puede deberse a “que muchas personas que están en el sistema no se encuentran hoy en el país y claramente el proceso es más complejo para quienes ya no están en Chile. De igual modo, son hipótesis que deben irse corroborando con estudios y evidencia durante el tiempo”.

El responsable de estudios del SJM agrega que “estamos recién en el primer mes y el proyecto otorga un año de plazo, por ello sería relevante ir monitoreando este proceso y ver así la relevancia que tienen los factores de información y el de personas que abandonaron el país”.

Consultado respecto a si es más complejo el retiro del 10% para extranjeros sin carnet, señala que “quienes no cuentan con cédula de identidad, pero sí tienen Número Identificador para Cotizar (NIC), pueden también retirar su 10%, con un proceso más largo que quienes cuentan con RUT. De igual manera, hemos visto en el acompañamiento que realizamos a personas migrantes, que a algunos que tienen cédula vencida se le ha rechazado el retiro. Esto último puede deberse a descoordinación entre las administradoras y el Registro Civil, como también a que la persona no haya realizado el trámite de un permiso de residencia”.

Revisa la nota publicada originalmente en LaTercera.com

29 DE JULIO DE 2020/SANTIAGO Personal atiende a hombre a las afueras de AFP Plan Vital, después de que la cámara de diputadas y diputados aprobara legislar sobre el proyecto de retiro del 10% de los fondos de pensiones, durante el estado de catástrofe por pandemia de Covid-19 que afecta al país, ubicada en calle Tenderini, Santiago. FOTO: AILEN DÍAZ/AGENCIAUNO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *