A través de una reunión virtual, alrededor de 30 de los casi 400 voluntarias y voluntarios que nuestra organización tiene de Arica a Puerto Montt, compartieron sus vivencias y aprendizajes, al tiempo que recibieron agradecimiento de los directivos de nuestra fundación. 

Con la presencia de más de treinta voluntarias y voluntarios desde Arica a Puerto Montt, el pasado sábado 12 de diciembre, el Servicio Jesuita a Migrantes(SJM), realizó un encuentro virtual para agradecerles, intercambiar experiencias y preparar con energía el 2021. 

La cita, en la que intervinieron activamente representantes de los cerca de 400 voluntarios que el SJM ha tenido a lo largo de 2020 en los proyectos de Ayuda Humanitaria, MigrApp, Protagonistas sin Fronteras y el Programa de Atención Territorial ), comenzó con el saludo de la nueva Directora Nacional del SJM, Waleska Ureta, quien se declaró “muy feliz de poder participar porque soy una fan del voluntariado. Me alegra mucho conocerlos y escuchar de sus vivencias y aportes, pues ustedes son vitales para el SJM. En un año tan complejo personal y laboralmente, cada uno de ustedes se ha volcado a ayudar a otras y otras, transformándose en nuestros principales embajadores y voceros. Gracias y seguimos adelante juntos”. 

Por su parte, el sacerdote jesuita y nuevo Capellán del SJM, José Tomás Vicuña, comentó que “desde este nuevo rol les quiero acompañar, invitándolos a no perder la mística, algo clave en ONGs como el SJM, pues nuestro cansancio es el alivio de otros. Por otro lado, los datos no llegan a los corazones, son las historias que ustedes acogen las que nos permiten aprender y profundizar nuestra misión solidaria. Así lo hicimos este 2020, facilitando la vida de familias migrantes con 5.500 transacciones en 70 comunas y10 regiones a lo largo del país, este logro fue gracias a ustedes. Llegamos donde el Estado no llega, a los más excluidos. Sabemos del rechazo a la migración, pero también juntos conocemos muchas más experiencias positivas de convivencia en que construimos puentes y no muros”.

Construyendo puentes y vivencias 

Las voluntarias y voluntarios, cuyos perfiles incluyen a personas jóvenes y adultas, estudiantes y profesionales junto a diversas nacionalidades, también tomaron la palabra para comentar el significado del voluntariado para ellos y ellas. Ariel Mesias (Migrapp) dijo que “sé que mi aporte puede ser pequeño, pero unido al de mis otros compañeros, porque cada vez somos más, hacemos la diferencia. No olvido los casos críticos de personas que han ingresado por paso no habilitado, haber podido orientarlos o al menos entregarles algo de tranquilidad, sin ningún interés de por medio, para mi es un logro muy importante a nivel personal”.

Verónica Carreño (Ayuda Humanitaria y Atención Social) compartió:  “siempre he estado interesada en la migración, por lo que fue muy importante para mí poder ser un puente para que las personas accedieran a diversas ayudas. En los días de encierro de la pandemia, también me impactó mucho un caso de una persona venezolana, a la que no le aprobaban solicitud de refugio, es impactante, eso no se olvida. Espero seguir ayudando el próximo año junto al SJM”. 

Finalmente, Sara Cox (Protagonistas Sin Fronteras) recordó que “nosotros como grupo Scout San Gabriel llegamos al SJM con la idea de trabajar con niños de Estación Central y tuvimos una gran recepción, sumándonos al trabajo en la Población La Palma. Dedicamos todas las mañanas de los sábados a acompañar a las niñas y niños migrantes, compartirles nuestros valores y que ellos y ellas tomen  conciencia de su rol protagónico,  que pueden ser agentes de cambio para una mejor sociedad. Fue muy desafiante aprender a trabajar a distancia, pero lo que recibimos nos ha hecho crecer mucho, más allá de nuestras diferencias de origen. Todos los scout hemos disfrutado y aprendido mucho, por lo que recomendamos esta experiencia de vida”.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *