La directora nacional del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), Waleska Ureta, analizó la crisis migratoria que se vive en el norte de nuestro país.

Durante esta semana más de 1.600 migrantes cruzaron a nuestro país desde Bolivia y se posicionaron en la localidad de Colchane, Región de Tarapacá. Esta masiva llegada estuvo marcada por la muerte de dos personas que fallecieron mientras cruzaban a Chile a través de un paso ilegal

En conversación con Cooperativa la representante señaló «que esta situación se viene procovando hace un rato extenso. Se magnificó con la primera ola de la pandemia dado el cierre de fronteras«.

«Tenemos que considerar que Venezuela está en una crisis humanitaria importante, sociopolítica económica, y que las personas como tal la están pasando muy mal -explicó- están sufriendo hambre, persecución, vulneración de derechos y en ese sentido se debe entender que esta es una migración forzadaobligada, dada la imposibilidad de subsistencia en el país de origen«.

Las soluciones se deben buscar «reconociendo y asumiendo que hay una crisis humanitaria, que no es un tema netamente migratorio«, señaló Ureta, agregando: «Esto no se va a resolver solo mirándolo del punto de vista del control de fronteras o control migratorio. Esto va a seguir ocurriendo«.

La directora del SJM advirtió que «la crisis de Venezuela no tiene luces de que va a resolverse, ese es un tema que va a seguir ocurriendo y necesitamos medidas que reconozcan la magnitud de este problema«. 

«Que se proteja a las personas en su paso por el tema del tráfico de personas es algo que es un deber del Estado, pero no es suficiente«, cerró.

Fuente: Radio Cooperativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *