El pasado jueves 18 de marzo se desarrolló un encuentro online a través de Zoom, al que asistieron 26 voluntarios y voluntarias de la aplicación. En la hora y media de esta reunión hubo intercambio de experiencias y se presentaron próximos pasos en la ejecución de la plataforma de ayuda y orientación para este año. 

Por Tamara Zamorano

La aplicación del SJM, MigrApp, que brinda asistencia social, acompañamiento y orientación jurídica, convocó a sus voluntarios y voluntarias a un espacio de interacción en que pudieron conocerse virtualmente, en el marco de organizar el presente año y el avance de esta. 

Fernando Guzmán, Responsable Proyecto MigrApp, señaló que en esta instancia “el equipo pudo verse los rostros, compartir sus experiencias en el trabajo y desarrollar sentido de pertenencia. Se realizó una dinámica en que cada participante se presentó, hubo buena asistencia. Fue valioso por el significado que tiene para cada uno formar parte del equipo y también para canalizar la indignación que genera el mal trato que se le da a las personas migrantes en el país”.

Los voluntarios/as de MigrApp tienen dos grupos de WhatsApp que cuentan con alrededor de 40 miembros cada uno, integrado por voluntarios y asesores del Comité de Cultura Organizacional (conformado por las voluntarias María Eugenia Pedraza y Paola Guerrero) que sirven como red para la presentación de propuestas e ideas para la generación del sentido de pertenencia, para la consulta de dudas, así como para agendar reuniones cada dos meses. Como asevera Guzmán “es un espacio de confianza”, pues quienes tienen mayor experiencia acompañan y guían a los nuevos voluntarios/as que se suman al equipo.

Actualmente la aplicación cuenta con 60 voluntarios activos, quienes provienen de Chile, América Latina y de Europa. No obstante, la diversidad no se aplica sólo a las nacionalidades. “En MigrApp somos un ejemplo de la sociedad que soñamos para Chile, hay una gran diversidad en todos los sentidos, en términos de nacionalidades, por ejemplo, hay personas provenientes de casi todos los países de América Latina, como Argentina y México, e incluso voluntarios chilenos que apoyan desde Europa. Son de todas las edades, puesto que tenemos estudiantes universitarios pero también hay profesionales de diversas áreas, entre sociólogos, trabajadores sociales, educadores, antropólogos, cientistas políticos, ingenieros, administradores y abogados. Somos un equipo muy diverso que tenemos como misión promover una sociedad más justa, más humana y que garantice los derechos humanos”, destaca el responsable del proyecto.

En Chile los voluntarios y voluntarias se distribuyen en distintas ciudades a lo largo del territorio, hay quienes viven en Antofagasta, Arica, Puerto Montt y Santiago.

En cuanto a los temas que más consultas concentran, según la experiencia de los voluntarios/as, son en primer lugar la regularización de la situación migratoria, “recibimos casos de personas con sus visas vencidas y quieren saber cómo regularizarse, quienes tienen a sus niños y niñas en situación irregular y necesitan acceder a las escuelas”. También consultan “por los visados de turista y residencia, por los ingresos por pasos no habilitados, se presentan dudas sobre el acceso a la atención de salud pública, consultas de personas que buscan empleo. Nos llegan muchas preguntas de personas que son solicitantes de refugio”, subraya Guzmán.

En la instancia realizada el jueves pasado se planificó el desarrollo de MigrApp durante este año y además, “sobre la pronta captación de voluntarios que será anunciada y difundida prontamente”, concluye el responsable del proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *