La directora nacional del organismo, Waleska Ureta, destacó que la nueva normativa “avanza en un aspecto muy importante” como la institucionalidad.

La directora nacional del Servicio Jesuita a Migrantes, Waleska Ureta, destacó en ADN Hoy que la nueva ley de migración “avanza en un aspecto muy importante” como la institucionalidad, pero que no considera la realidad del continente y crisis humanitarias como la de Venezuela.

De acuerdo con la legislación, las personas que entraron por un paso no habilitado después del 18 de marzo deberán volver a sus países de origen y obtener una visa en el consulado chileno correspondiente.

“Eso nos preocupa porque tenemos una migración, dada por la crisis humanitaria en Venezuela, que no necesariamente tiene la calificación  profesional para optar a un trabajo o los vínculos, los contactos, para obtener una oferta laboral (…) Eso es preocupante para nosotros con respecto a la ley, porque no considera lo que se está viviendo con las crisis humanitaria venezolana, por ejemplo“, dijo.

“Hemos dicho que la crisis de Venezuela es humanitaria y hemos dicho que es importante tomarlos del punto de vista de la protección. En ese sentido hemos planteado que las personas que vienen desde Venezuela, que vienen huyendo porque en su país no están las condiciones de vida, de subsistencia y hay vulneraciones graves de derechos humanos, debiesen ser consideradas en calidad de refugiadas“, agregó.

Según Ureta, la legislación debe considerar la “coyuntura del continente”, porque las “las restricciones de controles de fronteras sin asumir que hay una crisis humanitaria en uno de los países de la región” puede fomentar el tráfico de personas.

Fuente: ADN Radio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *