Advierten sobre la excesiva burocracia que ha plagado anteriores instancias similares.

La regularización solamente incluye a quienes hayan ingresado al país antes de marzo de 2020.

Diversas organizaciones de migrantes han manifestado su preocupación ante el inicio del proceso de regularización migratoria, debido a las dificultades que han enfrentado para la realización de trámites en otras oportunidades.

Tras la publicación en el Diario Oficial de la nueva Ley de Migración y Extranjería, el proceso extraordinario de regulación migratoria empezó este martes de manera digital, permitiendo que los migrantes que ingresaron por pasos habilitados antes del 18 marzo del año pasado y que no tengan antecedentes, podrán acceder al visado sin ser sancionados, además de recibir un permiso temporal de un año para trabajar.

Además de esto, quienes ingresaron por pasos no habilitados podrán salir del país sin ser sancionados ni afrontar una prohibición de reingreso.

Desde la Coordinadora Nacional de Migrantes, su secretario de defensa Rodolfo Noriega planteó que «a nosotros nos preocupa mucho el proceso de regularización migratoria, porque creemos que es un proceso que en realidad no va a resolver el tema de la irregularidad».

«Va a permitir si que algunas personas entrampadas en las marañas de trámites y la burocracia establecida -entre otras cosas- por este Gobierno, que no ha podido regularizar antes su residencia debido a las malas prácticas que ha establecido principalmente esa gente pueda en estos momentos optar por un procedimiento que, se supone, es muy simple y que debiera dar como resultado el que ellos por lo menos puedan obtener una visa temporaria o que les permita residir regularmente y poder trabajar», sostuvo.

Waleska Ureta, directora nacional del Servicio de Jesuita a Migrantes (SJM), indicó que «nos parece fundamental que se haga este proceso de regularización extraordinaria, sin embargo, nos preocupa muchísimo que queden fuera de este proceso las personas que ingresaron al país después del 18 de marzo del año 2020 y que además queden excluidas las personas que ingresaron por pasos no habilitados, dado que se debe considerar que estamos en contexto de pandemia -y aún lo estamos- y las personas siguen migrando dadas las diversas crisis que se están produciendo en el continente, por lo tanto, buscando subsistir».

Fuente: Cooperativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *