El Servicio jesuita a Migrantes (SJM) emitió ayer una declaración en la que denuncia que personas de nacionalidad venezolana, que se autodenunciaron tras ingresar al país por pasos no habilitados en la frontera norte, en los últimos días, fueron retenidas y que luego serían expulsadas por las autoridades locales. Al respecto, el SJM presentó un recurso de amparo en la Corte de Apelaciones de Arica, la que paralizó el proceso de expulsión, que se realizaría hoy.

Mediante una declaración pública, Waleska Ureta (directora del SJM), Macarena Rodríguez y Francisca Vargas -directoras de las clínicas jurídicas de la U. Alberto Hurtado y U. Diego Portales, respectivamente-, señalaron que ‘se han efectuado revisiones corporales indebidas’ en medio de estas retenciones.

Hace una semana se anunció que la nueva Ley de Migraciones y Extranjería abriría un proceso extraordinario de regularización migratoria que permite que quienes hicieron ingreso irregular puedan salir del territorio y pedir una visa en el exterior, sin ser sancionadas. En esa línea, el SJM señaló que ‘no se entiende que, al mismo tiempo que la ley permite la regularización de estas personas de este modo, se las expulse sin darles la oportunidad de acogerse a este proceso’.

El Departamento de Extranjería y Migraciones señaló que ‘los casos han sido minuciosamente analizados y contaron con amplios plazos para recurrir al procedimiento, ya que fueron informados al momento de la autodenuncia y al momento de notificar presencialmente la expulsión y, pese a ello, decidieron mantenerse en su condición irregular’.

Los retenidos fueron dejados libres, luego de que, durante la tarde de ayer, la Corte de Arica acogiera una orden de no innovar para resolver la situación de los inmigrantes.

Fuente: El Mercurio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *