Alejandra
Ruiz Pinzón (45 años)

Alejandra llegó hace casi una década a Chile, junto a su ex marido y su hija, desde Colombia. Pese a que su profesión es administradora de empresas, ella señala que su hobbie y talento está por el lado del canto. Por ello ha desarrollado una carrera como integrante de conjuntos y coros de diversos estilos. Hoy cuenta orgullosa que, tras la pandemia, se reconectó por zoom con compañeros de un coro, repartidos por el mundo, y ya están afinando el lanzamiento de dos temas inéditos.

Además ella se ha embarcado con energía en la búsqueda de una buena oportunidad laboral en nuestro país o incluso en su Colombia natal.

Alejandra comenta que participar en La Mesa de Todos, “fue un privilegio, pues pude conocer de manera deliciosa distintas experiencias de migración, a través de personas que han vivido procesos parecidos al mío pero en otras circunstancias. Creo que logramos compartir lo bonito, pero también lo difícil que puede llegar a ser la migración”.

Jafet
Morales (36 años)

Nacido en El Salvador, vive en Chile desde el 2016, oportunidad en la que llegó para trabajar como director de finanzas en la oficina internacional de la ONG Techo en Santiago. Al año y medio viajó por cinco días a El Salvador para casarse con su actual esposa y volver juntos a Chile.

Hace casi tres años que junto a su esposa cuentan con su propio emprendimiento de comida típica de su país.

Tiene una gran vocación por el servicio social, por lo que hace  además poco comenzó a trabajar en un proyecto llamado Locales Conectados de la Fundación Urbanismo Social, en que por medio de una aplicación permite que las personas puedan canjear alimentos en negocios de barrio, ayudando así a las familias más vulnerables en esta pandemia.

Peterson
Joseph (29 años)

Joseph llegó desde Haití hace ya cuatro años.

En su país era un alumno destacado y se ganó una beca para estudiar ciencias económicas en la universidad estatal de su país. Sin embargo, su sueño era estudiar medicina. Su padre notó su potencial y le recomendó venirse a Chile para encontrar más oportunidades.

Estando en Chile se decidió por seguir una carrera en el área de la salud. Entre trabajar y estudiar, logró titularse este año de técnico en enfermería en AIEP. Joseph espera de Chile un país más inclusivo, en que la sociedad vea que las personas migrantes son personas capaces de cualquier cosa.

Marta
Brito (66 años)

Marta nació en Chile y vivió 20 años en Alemania teniendo un paso por la India, Italia y otros países de Europa.

Es una apasionada de la ecología y el cuidado del medio ambiente. Es coach y también especialista en duelo y rituales, además es de profesión diseñadora gráfica. Esto la llevó a crear unos juegos de comunicación para recuperar «la magia de conversar” disponibles en cinco idiomas (www.martybrito.cl). Se casó con un alemán con el que tuvo tres hijos.

En la actualidad tiene cuatro nietos y vive con su pareja.

Mitzi
Alarcón (40 años)

Mitzi nació en Chile, sin embargo, creció en Estados Unidos, ya que debido al trabajo de su madre decidieron radicarse cerca de San Francisco a principio de los años 90.

A los 20 terminó de estudiar Administración de Negocios en Estados Unidos, época donde conoció al que hoy en día es su marido. Posterior a esto, y luego de casi un año, se vendría a Chile.

Hoy vive en Santiago junto a su esposo y su hijo. Hizo clases de inglés en la escuela de idiomas del Ejército de Chile.

Actualmente se encuentra encuadrada en la Escuela Militar donde también es teniente de reserva. Creció en un ambiente muy multicultural, de hecho, «extraña mucho la comida mexicana, especialmente los tacos».

Soledad
Musaja (44 años)

Soledad nació en Perú y lleva más de 15 años viviendo en Chile.

Es presidenta de la Organización Arica sin Fronteras y además es consejera regional de cultura, las artes y patrimonio en el Área Migrantes, donde ayuda desde sus necesidades básicas, orientación y derivación de sus casos a las instancias necesarias para el bienestar de los migrantes dado que son la primera línea de la sociedad civil organizada, trabajando colaborativamente para la lucha por los derechos de los migrantes.

Es dueña de casa y vive con dos de sus cuatro hijos (de 8 y 14 años), mientras que los otros dos viven en Perú. Hoy se dedica a coordinar la entrega de canastas de alimentos para sus connacionales más afectados por la pandemia.

Respecto a los sabores de su tierra, asegura que le falta encontrar tipos de ají, como el ají limo para darle el sazón peruano a sus comidas.

Ynesmar
Salas (46 años )

Nació en Venezuela y en el año 2017 llegó a vivir a Puerto Montt junto a sus dos hijos y su esposo.

Debido a la mala situación en su país emigraron a Chile con la idea de empezar de cero. Para enfrentar el duro proceso de adaptación la familia se dedicó a los deportes.

Su familia es amante del deporte: su esposo ha competido en algunos triatlones, su hijo es parte de la selección de natación del colegio al que pertenece y ella junto a su hija hacen yoga y zumba.

De profesión es químico farmacéutico y su esposo médico, especialista en diabetes. La pandemia ha sido complicada para ellos, ya que su esposo ha tenido que atender pacientes COVID-19 positivo.

Extraña los desayunos de sus tierras, en especial las arepas.

Priscilla
Riveros (chef)

Nació en Santiago y cerca de los nueve años se fue a vivir junto a su familia a Arica, lugar en el que permanecieron cerca de tres años antes de trasladarse a Viña del Mar.

Estudió gastronomía hace ya casi 20 años, principalmente porque su papá la alentó ya que siempre estaba cocinando y haciendo cosas para vender en el colegio. Esto la llevó a trabajar en par de hoteles donde se desempeñó como chef en pastelería.

Se casó hace 10 años y al decidir tener hijos (un niño de cuatro años y una niña de uno) se fue alejando de su trabajo ya que no había espacio para días especiales y tampoco conocía de horarios. De esta forma se dedicó a su otra pasión que es el café: aprendió el trabajo de barista de un matrimonio amigo colombiano, quienes la entrenaron, descubriendo así un mundo fascinante. Desde ahí ha trabajado en cafeterías, siempre estando ligada al área gastronómica a través de la pastelería, que es de las cosas que más le gustan.