Cifras del Instituto Nacional de Estadística indican que el colectivo foráneo representa el 30,5% de la población migrante establecida en Chile, seguida por peruanos (15,8%) y haitianos (12,5%).

La explosiva llegada de migrantes venezolanos en los últimos años ha variado la configuración demográfica de la población extranjera en el país, situación que ha convertido a este colectivo en el más numeroso en Chile. Según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y del Departamento de Extranjería a finales de 2019 se contabilizaban casi 1,5 millones de extranjeros, de los cuales el 30,5% (455.494) son venezolanos, seguidos de peruanos (15,8%), haitianos (12,5%), colombianos (10,8%) y bolivianos (8%).

Una condición que ha contribuido a que hoy los venezolanos también pasen a encabezar los registros de partidas de nacimientos con padres de esa nacionalidad y chilenos. Según cifras del Registro Civil, entre enero y octubre de 2020, los nacimientos que registran padres venezolanos y chilenos encabezan por primera vez este indicador con progenitores extranjeros y nacionales (1.380 casos) considerando datos desde 2015, cuando se incrementa la fuerte migración hacia Chile.

Una posición que ha desplazado el tradicional liderazgo que ocupaban los nacimientos de padres peruanos y chilenos, que hoy se ubican en el segundo lugar (1.041) en este registro. En la tercera plaza están los nacimientos de padres colombianos y chilenos (1.019).

Para Patricia Rojas, presidenta de la Asociación Venezolana en Chile (Asoven), esta evolución tiene muy ‘contenta’ a su comunidad por la muestra de interculturalidad presente en el país. ‘De hecho, mi esposo es chileno y tengo una hija con él’, dice sobre una relación de ocho años de matrimonio. Según Rojas, hay facetas de la identidad nacional que admira: ‘Algo que les envidio es esa alegría que generan ustedes en las Fiestas Patrias. Es algo que nos llama mucho la atención y nos contagia. Distinto es para Navidad, cuando son un poco más secos’, pero hemos ido viendo cómo con los años han ido celebrando con más alegría y eso nos hace sentir un poco más en casa’, dice.

Mientras que la pareja conformada en Talcahuano por la venezolana Lireth García y José Luis Lastra reconoce que de manera paulatina han debido adaptarse a las diferencias culturales y costumbres de cada uno. ‘Empezamos con eso de las palabras (tras conocerse), porque dijo patudez’ y quedé colgada. Y él comenzó a buscar en internet los modismos de los venezolanos para entenderme’, dice, con humor, Lireth.

El INE, entre 2018 y 2019, indica que la población migrante aumentó de 1,2 millón de personas a 1,4 millón de extranjeros.

El aumento de nacimientos de padres o madres venezolanas ha ido de la mano del éxodo masivo de ciudadanos de esta nación ante la crisis social que allá se registra. Así, Chile se ha convertido en uno de los principales países de acogida, según explica Michelle Víquez, directora social del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM). ‘Es fundamental entender que, independiente de la nacionalidad de los padres, a los niños y niñas nacidos en Chile les es otorgada la nacionalidad chilena. Por tanto y en tal calidad, el acceso a derechos cubiertos por el Estado les está asegurado, tal como lo ejerce un niño o niña de padres chilenos. Igualmente, es fundamental, que, independiente de la condición migratoria de los padres, a los niños y niñas nacidos en territorio chileno se les otorgue esta nacionalidad’, afirma.

En tanto, los nacimientos de hijos de padre y madre venezolanos se ubican en segundo lugar en las inscripciones de nacimientos de progenitores extranjeros de una misma nacionalidad (4.288). Este registro lo encabezan los nacimientos de parejas haitianas (4.672).

Según Catalina Bosch, cubana radicada hace 28 años en Chile y hoy candidata a la Convención Constitucional elegida en una asamblea por la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, el alza de nacimientos de padres extranjeros implica un reto en cuanto a la regularización migratoria de los padres de menores chilenos con padres extranjeros. ‘Porque muchos de estos niños que están naciendo ahora pueden tener a uno o ambos padres en condiciones de irregularidad, con todo lo que esto implica. De hecho, hemos conocido casos de varias familias que han decidido, teniendo hijos chilenos, irse del país por estar en condiciones de irregularidad migratoria’, opina Bosch, quien agrega que ‘(la irregularidad migratoria) afecta el acceso a contratos de trabajo, arriendos, no tener imposiciones ni beneficio estatal y dificultades en el acceso a la salud’.

INCREMENTO

-La población de migrantes venezolanos en Chile aumentó un 57,6% respecto de 2018.

-32 mil nacimientos de niños de padres extranjeros se registraron en 2019.

-211 mil fueron los nacimientos totales inscritos registrados ese mismo año en el país.

-26 mil nacimientos de niños de padres extranjeros se registraron entre enero y octubre de este año.

Fuente: El Mercurio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *