Análisis de la Subsecretaría del Interior da cuenta de que en 2021 ingresaron a Chile 2.444 personas de esta nacionalidad, mientras que 3.534 abandonaron el país. El gobierno atribuye esta tendencia a un problema de expectativas.

Si hace algunos años el ingreso de inmigrantes haitianos era una constante, donde algunas aerolíneas hacían hasta cuatro vuelos por mes desde República Dominicana transportando personas desde Haití, hoy, el panorama parece haber cambiado.

Así da cuenta un análisis de la Subsecretaría del Interior, el que revela un explosivo éxodo de personas de esta nacionalidad que estaban avecindadas en Chile. Esto mediante un comparativo de ingresos y salidas del 2021, respecto del año pasado.

El reporte del gobierno que estudia los flujos migratorios durante este año en el país sostiene que «es importante apreciar que los pasajeros haitianos salidos de territorio nacional aumentaron en un 81% este año, en comparación con 2020».

Si en 2020 ingresaron 2.156 personas de nacionalidad haitiana al país, y salieron 1.953, este año entraron a Chile 2.444 personas, pero decidieron irse 3.534. Es decir, se fueron más de los que llegaron.

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, explica que «hay varios factores que pueden ser determinantes para este fenómeno, pero estamos viendo que a muchas personas, por falta de información o incluso por información errada, se les dice que las oportunidades son muy amplias en nuestro país. Sin embargo, esas expectativas se ven frustradas para muchos de ellos en Chile».

Galli cree que «eso pudo haber ocurrido de manera más exageradamente aún por la pandemia. Muchas de estas personas pueden haber tenido trabajos informales, lo que implicó que cuando se tomaron decisiones restrictivas de movilidad o de cuarentenas, sus trabajos se precarizaron aún más».

Wilmer Petit, expresidente de la organización sociocultural de los haitianos en Chile, lleva cuatro años en el país y cuenta que «muchos están saliendo por el retraso en la obtención de documentos. Hay muchos de quienes dejaron el país que solicitaron su visa definitiva hace más de dos años».

El análisis estadístico de Interior coincide con el del Servicio jesuita a Migrantes (SJM). Si bien la información del organismo es hasta abril de este año, el flujo migratorio, en relación a las personas de nacionalidad haitiana, también es negativo, algo que no se da con otras nacionalidades.

En ese sentido, la información del SJM registra que en el caso de migrantes colombianos, entre enero y abril de este año ingresaron 32.782 personas y salieron 20.181. Misma tendencia ocurre con bolivianos, peruanos y venezolanos, y esta tendencia se quiebra, justamente, con los migrantes haitianos.

Carlos Figueroa, director de incidencia y estudios en SJM, advierte que las cifras, tanto del gobierno como las propias, «subvaloran las salidas reales de personas que cruzan la frontera. Porque los testimonios más recientes que tenemos es que los aviones que están llegando a Arica, donde van muchas personas de origen haitiano, se bajan en esa ciudad y no necesariamente cruzan por pasos legales saliendo de Chile«.

Además, agrega que en 2019 ingresaron al país 7.515 ciudadanos haitianos y salieron 10.478. Para Figueroa este es un fenómeno que viene desde ese entonces, pero que hoy ha adquirido más fuerza: «La comunidad haitiana ha tenido mayores dificultades de inclusión que personas que provienen de otros países, esto principalmente por el racismo en Chile. La discriminación en el área laboral lleva a situaciones contractuales y laborales bastante peores. Esto, sumado al proceso de inclusión cultural».

Ingreso ilegal a la baja
Entre septiembre y octubre del 2020 se registró el «peak» más alto de ingreso ilegal de migrantes por el paso Colchane, comuna ubicada en la Región de Tarapacá, en la frontera con Bolivia. Durante esos meses arribaron a suelo chileno 2.489 personas, según cálculos de Interior.

Desde entonces -y especialmente cuando se instaló un control más fuerte con el denominado Plan Colchane, a inicios de este año- comenzó una sostenida baja en el ingreso ilegal de extranjeros.

Así, durante este 2021, en promedio, ingresaron 529 migrantes por pasos ilegales, cada mes, en Colchane, paso que concentró el 90% de la entrada de extranjeros.

El subsecretario Galli valora la baja de ingresos y explica que «dado que hemos informado adecuadamente y aumentado los controles, la cantidad de ingresos ha presentado una tendencia a la baja. Esto se suma a que hemos sido bastante explícitos en manifestar que quienes no cumplan con la regularización oficial deberán enfrentar un proceso de expulsión por vía administrativa».

REACCIONES

«Se les dice que las oportunidades son muy amplias, pero esas expectativas se ven frustradas».
JUAN FRANCISCO GALLI, SUBSE. DEL INTERIOR.

«Muchos están saliendo por el retraso en la obtención de documentos».
WILMER PETIT, CIUDADANO HAITIANO.

«La comunidad haitiana ha tenido mayores dificultades de inclusión, a diferencia de otras».
CARLOS FIGUEROA, JEFE DE ESTUDIOS DEL SJM.

Fuente: La Tercera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *