Nueve importantes organizaciones de la sociedad civil reconocidas por su experiencia y trabajo directo con poblaciones vulneradas, se articularon para desarrollar el documento ‘Constitución y Pobreza’ el que tiene como objetivo contribuir al diálogo constitucional por medio de propuestas para mejorar el bienestar de poblaciones especialmente excluidas en Chile. Para ello, se presenta un diagnóstico de las principales brechas en el cumplimiento de derechos humanos en áreas transversales del bienestar y en relación a grupos especialmente vulnerables.

La realidad y las demandas de mujeres madres de familia; niños, niñas y adolescentes excluidos del sistema escolar; personas en situación de calle, personas migrantes, con discapacidad y privadas de libertad; pueblo mapuche, entre otros grupos específicos, están contenidas en el texto que será recibido este martes 8 de septiembre a las 4 de la tarde por Elisa Loncon, presidente de la Convención Constitucional de Chile, institución representativa creada para la redacción del proyecto de Constitución que será sometida a plebiscito en el marco del proceso constituyente en curso.

Fundación Súmate, Fundación Emplea, Techo-Chile y Fundación Vivienda, Fondo Esperanza, Infocap, Espacio Mandela, Servicio jesuita a Migrantes, Centro Vives de la Universidad Alberto Hurtado, Comunidad jesuita de Tirúa y Hogar de Cristo, trabajaron en la propuestas que serán entregadas a Elisa Locón este martes y posteriormente expuestas en el ampliado de la Comisión Descentralización, Equidad y Justicia Territorial a fines de este mes.

Juan Cristóbal Romero, director ejecutivo del Hogar de Cristo; Vicente Stiepovich, director social de Techo-Chile; acompañados de una alumna Escuela de Reingreso Betania, de La Granja, y de la dirigente vecinal del Cerro 18, Lo Barnechea, Melany Salas, entregaron el trabajo a la presidenta Loncon.

El director ejecutivo del Hogar de Cristo explica el propósito de la alianza: ‘Una convivencia social armónica requiere reducir las enormes brechas entre los estratos socioeconómicos más privilegiados y los más desventajados, lo cual implica que los grupos especialmente vulnerables descritos en este documento sean parte de las discusiones en pos de la Nueva Constitución, y puedan ocupar un lugar dentro de esta nueva carta magna. Para alcanzar la inclusión plena y efectiva de las personas en situación de pobreza, vulnerabilidad y exclusión se requieren cambios sociales en distintos niveles y con diferentes grados de profundidad, consagrando el reconocimiento de las personas como titulares de derechos en relación a recursos imprescindibles’. Juan Cristóbal Romero destaca que la razón del estallido social se explica en ‘una suerte de lógica de la postergación de los grupos más pobres y vulnerables, a quienes no se les hace partícipes de la solución de sus problemas. No se les pregunta, no se les oye, no se les considera. Creemos que este es el momento histórico de hacerlo’.

Foto: Techo Chile
Fuente: El Heraldo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *