Bajo la premisa «Colaboremos para cuidarnos», el Servicio Jesuita a Migrantes llevó a cabo su campaña #LaSolidaridadNoEstáenCuarentena, una iniciativa que permitió ayudar de forma directa a más de 50 familias migrantes y refugiadas con alimentos e insumos de primera necesidad y que garantizó la atención de consultas de más de 1.000 personas  a través de la plataforma MigrApp.

La campaña tuvo como objetivo principal la asistencia de los más vulnerables frente a la situación de emergencia nacional generada por el Covid-19, teniendo en cuenta que ciertos sectores de la sociedad dependen de sus ingresos diarios para poder vivir, viendo afectados sus trabajos y siendo mermadas sus posibilidades de labores cotidianas.

Los ingresos de dichas familias se han reducido de forma crítica, por lo cual el Servicio Jesuita a Migrantes activó este mecanismo de apoyo, en el cual se evidenció el caracter solidario de nuestra sociedad. 

Entre los insumos entregados, destacaron los kit para familias de 4 personas (31 productos), kit niño/as y lactantes (pañales y leche), kit de aseo (13 productos) y kit para personas en situación de calle, los cuales fueron distribuidos en las tres regiones donde la organización tiene oficina: Arica y Parinacota, Antofagasta y la Región Metropolitana.

 «Quiero darle gracias a Dios y al SJM por haber aparecido en medio de esta crisis. Agradecemos toda la ayuda económica brindada. Pedimos a Dios para que sigan ayudando a más familias, como lo hicieron con nosotros», aseguró Stefany Barreto, una de las beneficiadas de la iniciativa en Antofagasta. 

Encuéntranos

Arica

Antofagasta

santiago